El morenismo amañado a los grupos oligárquicos, ha socavado los principios fundamentales del partido Izquierda Democrática que históricamente ha representado a la tendencia de centro izquierda, si recordamos que en los años 90 este partido enfrentó en elecciones a la más cruenta dictadura conservadora de extrema derecha, marcando un hito histórico para la democracia ecuatoriana con la elección de Rodrigo Borja a la Presidencia de la república.

Desde esa época las tesis de la socialdemocracia han sintonizando con las necesidades populares, de los empresarios, los agricultores, de la soberanía nacional, la producción, el empleo, entre otros, es decir a favor de las grandes mayorías. Enunciados que en la actual crisis económica y sanitaria hubieran aportado en brindar soluciones a la mayoría de la ciudadanía que a duras penas alcanza a comprender cómo llegamos a esta situación.

Está claro que los grupos oligárquicos, conservadores y de extrema derecha en el ejercicio del morenismo han cooptado a través de un acuerdo nacional a ciertos partidos como el de la izquierda democrática, para infundir acciones jurídicas por razones políticas, leyes, impuestos, pago anticipado de la deuda solamente para beneficiar a los grupos oligárquicos, ¿acaso la socialdemocracia se ha conformado en este tiempo con las migajas del gran reparto?

La ciudadanía ha sido testigo del manejo de la Asamblea en estos cuatro años del morenismo; su manejo ha destilado indolencia, corrupción, cinismo, aprobando leyes que violentan la Constitución y los derechos humanos y es en este escenario que ha pactado la izquierda democrática, recordemos la tajada que Elizabeth Cabezas obtuvo como presidenta de la Asamblea Nacional.

Con este contexto, no es de sorprenderse que a estas alturas el excandidato, Xavier Hervas, haya decepcionado a su electorado por su apoyo a una postura conservadora y de extrema derecha, la de Lasso, cuando en campaña apostó por un planteamiento que sintonizaba con propuestas alternativas como presentarse como un nuevo candidato algo fresco, quien también propuso la descentralización del Estado, empleo, liquidez monetaria, vacunas para la ciudadanía, entre otras.

En elecciones, los votos no son endosables; sin embargo, la campaña para la segunda vuelta se está polarizando y las caretas empiezan a caer evidenciando en excandidatos como Xavier Hervas su postura antidemocrática, conservadora, de extrema derecha. Decepcionando a una ciudadanía que no apostó por todo lo viejo que representa Lasso, pero sí le apostó a una justicia social que se encuentra en la banda de las izquierdas, desde el centro a la izquierda.    

Informa Ecuador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *