Quienes lo contratan lo respetan, quienes lo detestan, lo conocen.
Este es el personaje, para la mayoría de ecuatorianos desconocido, que hace pocos días surgió en el listado de vacunados VIP, aquellos que se saltaron la fila, aquellos que con poder o dinero, o con los dos, eliminan de su paso a todo aquel que ose obstaculizar su dirección.

“En ocasiones, el ataque a un político fue tan brutal que el adversario se aniquiló psicológicamente, e incluso llegó al suicidio”.

Jaime Durán Barba

Quienes lo contratan lo respetan, quienes lo detestan lo conocen. Según palabras de su coidearia en el macrismo, Elisa Carrió, “es un mercenario sin ideología, patria ni principios; un competidor implacable que no titubea a la hora de usar estrategias de cualquier tipo para generar impacto y ganar elecciones”.

Este próximo 11 de abril se definirá al presidente de Ecuador, Yaku Pérez y Guillermo Lasso disputaron el segundo lugar y en definitiva es el candidato por la derecha quien se encuentra en la recta final junto con el candidato más votado, el economista Andrés Arauz. Guillermo Lasso quien se encuentra terciando por la presidencia del país desde 2013, decidió para estas elecciones cambiar de consultor y el 23 de febrero el colombiano Mauricio de Vengoechea confirmó que dejaba el puesto y la campaña, inmediatamente varios nombres empezaron a barajarse, no había tiempo que perder. Para ese momento CREO reclutó a Juan Mateo Zúñiga, creativo de la campaña digital de Xavier Hervas, de la Izquierda Democrática, pero faltaba el estratega. La mano socialcristiana invita para ocupar la vacante a Jaime Durán Barba. El gurú de las campañas políticas neoliberales latinoamericanas era contratado para cautivar a indecisos.

Con doctorados en Derecho e Historia, una maestría en Sociología y una licenciatura en Filosofía Escolástica, creó hace 30 años la encuestadora Informe Confidencial, que le ha permitido volverse una estrella de la consultoría política en América Latina. Aquí en el país ocupó el cargo más alto del gobierno de su amigo, el ex presidente y prófugo de la justicia Jamil Mahuad, siendo el Secretario General de la Administración Pública de 1998-2000. Sí, precisamente en los años del feriado bancario. Su fama creció estrepitosamente, asesorando o construyendo a varios candidatos de toda la región. Marina Silva, candidata a presidenta brasileña (2010 y 2014); al tristemente célebre Lenin Moreno, a Miguel Ángel Mancera, ex jefe de gobierno de la Ciudad de México, y su predecesor Marcelo Ebrard durante la campaña que lo llevó a ser jefe de gobierno. Después llegó Mauricio Macri, a quien acompañó en todos sus triunfos electorales desde 2005 a 2019. Macri fue dos veces jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, y presidente de su nación, siempre de la mano de Duran Barba, los capitalinos ecuatorianos le deben también la alcaldía de Mauricio Rodas. Su racha ganadora en diferentes elecciones no hizo más que agigantar el mito de Durán Barba como exitoso creador de gobernantes.

Un hombre estratega, cuestionados han sido sus métodos, que van desde jugar con la psiquis de sus opositores, como el de manipular al electorado, todo esto con el único fin de ganar su partida, de ser quien de el jaque mate. Citando frases como esta:

Las palabras duras son las que se escuchan, porque la lógica del poder es la traición”.

Es nada menos que lógico que haya admitido en 2017 haber asesorado a Lenin Moreno, en un gobierno ganado con engaños y traición, un gobierno que termina su mandato con la más baja aceptación popular de la historia de nuestro país, 4.1% según una encuesta del diario El Mercurio, realizada en enero de 2021. 

En su libro EL ARTE DE GANAR, Jaime Durán Barba elogia sus propias estrategias y sin el menor miramiento cuenta la anécdota de quien no pudo soportar sus ataques, el poder de crear la ilusión del malvado, atacando a un adversario que termina perdido:

“En ocasiones, el ataque a un político fue tan brutal que su adversario se aniquiló psicológicamente, e incluso llegó al suicidio”.

Es el maquillaje de las palabras, lo que salvaguarda una conciencia incólume, pues para Durán Barba, no es mentir descaradamente, no es acabar con falsedades la honra de su adversario, para Durán Barba es “producir conocimientos”, que se traducirán en un triunfo electoral, dijo:

“hay dos formas de entender la política: la que interpreta la realidad desde la fe y los relatos, y la que usa la metodología del trabajo científico, formula hipótesis, las contrasta con la realidad y PRODUCE CONOCIMIENTOS que se cuantifican y sistematizan.”

SUS DETRACTORES.

Quienes lo critican o quienes lo aborrecen lo pintan como un monje negro; y no son solo sus candidatos opositores, Elisa Carrió, por ejemplo, quien fuese diputada por el mismo partido de Macri y, al igual que Durán Barba, fue una de las personas más cercanas al ex presidente, se refería a él con total desprecio. Carrio en declaraciones al canal de noticias argentino TN dijo “Maten a Durán Barba, tienen mi aval”. 

Si algo es cierto es que para Durán Barba no existe autocrítica, dice que eso es de religiosos que se confiesan, y él no se confiesa con nadie. Durán Barba ve la posibilidad del error solo en quien no lo contrató, porque será él, inevitablemente convertirlo en demonio para el votante, al no contratarlo fue él quien se equivocó.

En una entrevista hecha para LA NACIÓN, medio argentino a mediados de 2020, cuenta que la CORRUPCIÓN no pesa demasiado en ningún lado, la gente eso lo olvida y lo pasa por alto dice, hay que conquistar a la gente con sentimientos, con sensaciones, con afinidades… con mentiras frontales, acusando inmediatamente al otro de ser el mentiroso, o como él lo llamaría, PRODUCIENDO CONOCIMIENTOS.

LOS ZAPATOS ROJOS.

“Los principales actores de los procesos electorales son seres humanos comunes y corrientes que sueñan, viven, tienen hambre, pasean a su perro, se enojan y tratan de divertirse en un mundo lúdico”. 

Jaime Durán Barba

Esta es su premisa, los humanos comunes son los que ponen gobernantes, por lo tanto, sus campañas jugarán con la empatía, basándose en estrategias que colocan al candidato en humano sensible, cercano. Lo hizo con Macri y lo está haciendo ahora mismo con Guillermo Lasso, su nuevo alfil. Crea el vínculo y la empatía, exige a su candidato que no pelee, que en los temas álgidos divague y cambie de tema. 

“Se acabó la política vertical, se acabaron los dioses, los líderes inmutables. La gente ahora quiere dialogar. Se siente igual al líder”.

Jaime Durán Barba

Y Durán Barba hará hasta lo imposible por lograr esta conexión, desde colocar zapatos rojos a un dinosaurio, hará bailar a un hombree con problemas en su espalda, creará videos en Tik Tok a quien prometió jamás hacerlo… Todo esto tiene el sello de Durán Barba, todo esto parece inocente, pero sus estrategias no se limitan a redes sociales y a color en los zapatos.

“Se necesita más tecnología y menos cabecitas negras. Están los que creen que se pueden ganar elecciones llenando la Plaza de Mayo de cabecitas negras”.

Jaime Durán Barba

Un hombre de 70 años con total conciencia del poder de la tecnología, en la campaña de Macri en el 2011, el uso de esta herramienta fue crucial en una campaña sucia con la que, desde una oficina del ecuatoriano y con equipos modernos, se hacían miles de llamadas diarias como si fueran encuestas, con el fin de difundir mentiras. Martín Lousteau denunció a Macri y Durán Barba por algo similar. Durán Barba fue procesado por la jueza María Romilda Servini de Cubría por engaño al electorado, delito previsto en el artículo 140 del Código Electoral argentino, con penas de dos meses a dos años de prisión.

Estando a pocos días de las elecciones en Ecuador, podemos ser presa fácil de mentiras armadas con total descaro. Esto no es un juego, aunque para Jaime Durán Barba, estratega que hasta hace poco no creía en Guillermo Lasso como candidato, lo sea.

Que no nos pase como a Argentina, o como a Quito después de Mauricio Rodas, que no nos pase.

Informa Ecuador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *