Una crisis sanitaria sin precedentes vive Ecuador por la rápida propagación de la Covid-19. Una dificultad que no ha podido ser enfrentada por un gobierno que pese a recibir un robusto sistema de salud, lo debilitó despidiendo a profesionales y restando el presupuesto.

EL 29 de febrero las autoridades ecuatorianas confirmaron el primer caso de Coronavirus, la entonces ministra de Salud , Catalina Andramuño, señaló que se trata de una mujer de 70 años que reside en España y que arribó el 14 de febrero sin ningún tipo de síntoma. El viernes 13 de marzo falleció la mujer diagnosticada como primer caso de la Covid-19.

Informes “oficiales” como única fuente

El gobierno del Ecuador emitió el Informe oficial 001 sobre la situación de la Covid-19 a partir del vienes 13 de marzo, es decir casi 15 días después de haber anunciado la presencia del primer caso de coronavirus.

Antes y a partir del primer informe 001 el Gobierno ha realizado decenas de cadenas nacionales utilizando toda la fuerza mediática, en algunos casos incluso con 3 o 4 presentaciones diarias a través de boletines, declaraciones o entrevistas.

Sin embargo esas informaciones gubernamentales siempre fueron cuestionadas por los propios periodistas, en muchos casos afines al régimen, porque no eran compatibles con lo que estaba sucediendo en las calles, especialmente en Guayaquil.

Moreno echó al traste los informes “oficiales” y pidió transparencia

Mediante cadena nacional Moreno reconoció que los registros oficiales sobre fallecidos y afectados por el nuevo coronavirus, causante de la enfermedad COVID-19, se quedan cortos y pidió transparencia en la información.

En redes sociales, desde hace varios días, ciudadanos han denunciado grandes retrasos para levantar los cadáveres de fallecidos, sobre todo en Guayaquil, capital de la provincia del Guayas, sea por la pandemia o por otras razones, por lo que algunas personas han optado por sacar los cuerpos a la calle.

Moreno dijo que antes de la crisis se recogían 30 cadáveres diarios y en la actualidad 150 por día, reportó la Agencia Sputnik.

Reacciones ante el señalamiento de Moreno

Pese al anuncio oficial, la presentación de las cifras sigue igual. (Actualización 11h00)

Las desinformaciones oficiales

El 23 de marzo llegarán dos millones de pruebas para detectar covid-19 al Ecuador; IESS las aplicará a sus afiliados

No llegarán al país las dos millones de pruebas que anunció exministra

El ministro de salud Juan Carlos Zevallos informó que no llegarán las 2 millones de pruebas que anunció la exministra Catalina Andramuño, mientras que el viceministro dijo que centros médicos privados serán autorizados para realizar pruebas rápidas.

EN CONTEXTO

En vez de informar con transparencia y actuar con prontitud, pierden tiempo vital en nimiedades.

Un artículo de opinión firmado por Calvin, da cuenta de la estrategia mediática gubernamental que busca desviar la atención sobre la catástrofe sanitaria y humanitaria que enfrenta el país especialmente Guayaquil.

“Nuevamente, haciendo gala de incapacidad y frialdad, en medio del dolor, muerte y desesperación, no tienen mejor idea para “salvar vidas” y atender enfermos, que culpar nuevamente (ahora de Fake News) al correísmo, con Rafael Correa a la cabeza. Tanto es así que montan una estrategia;

Acto uno, aparece en escena Ánderson Boscán, del medio digital La Posta, denunciando supuestos troles correístas que funcionan desde México, basado en un documento “filtrado” de la Secretaría de Inteligencia, luego le siguieron el Secretario de Comunicación y otros medios pautados por el Gobierno, con el mismo guión.

Tal acusación en medio de cientos de fallecidos por el COVID-19, familias sumergidas en el dolor por haber perdido al mismo tiempo, padre, esposo, hijo, millones de ciudadanos angustiados y asustados. Esto sin contar con médicos que reclaman insumos de protección y advierten que no tienen capacidad para atender a tantos contagiados y enfermos graves. Así mismo la gente más pobre desabastecida de alimentos, grupos de militares maltratando a ciudadanos, cadáveres en la vía pública y apilados en bodegas de hospitales, así como cuerpos perdidos que sus familiares buscan conocer el paradero de manera desesperada. Un escenario de dolor, muerte, miedo e incertidumbre nunca antes imaginado.

No contentos con esto, se dedicaron a hacer promoción política del vicepresidente Otto Sonnenholzner, repartiendo bolsas con alimentos, canción de rap típica de campaña electoral, o imágenes del vicepresidente observando su ciudad natal desde un avión, y diferentes actividades. De igual manera, otros funcionarios de menor rango aprovecharon la crisis, tomándose selfies y haciendo videos propagandísticos sobre asistencia a la población. Esto no solo ha sido vergonzoso, sino irresponsable, demostrando total falta de solidaridad y preocupación por sus mandantes, reafirmando de la ineptitud del Presidente, Vicepresidente y Gabinete de Ministros.

El papel de la prensa tradicional

El papel que ha jugado la prensa tradicional ha sido criminal, dado que su obligación moral era la de transmitir la realidad para que los ciudadanos tome mucho más conciencia en el cuidado y el Gobierno deje de actuar indolentemente, abandono a los más pobres a su suerte. Ocultaron lo que más pudieron la crisis, no levantaron voces de alerta a tiempo y se confabularon con el gobierno del cual son a todas luces socios (político y económico), para multiplicar sus tesis y ser complacientes con sus ministros. Luego y después de desconocer las denuncias ciudadanas, no exigir transparencia en los números y datos, y tratar como cualquier cosita un evidente acto de corrupción en la compra de insumos médicos y de protección, tuvieron que cambiar su posición por que los medios internacionales similares a su línea editorial como CNN, BBC de Londres, empezaron a hacer las denuncias que ellos ocultaron. Le negaron la voz a los más necesitados, incluso a sus periodistas que empezaron a perder familiares por el COVID-19. No hay palabras para describir tal comportamiento de los medios nacionales ecuatorianos”.

 El régimen de Moreno recibió un sistema de salud fuerte no solo en infraestructura, sino en el mejoramiento integral de sus servicios de salud. Hasta abril de 2017, el país tenía en funcionamiento 52 hospitales y 116 centro de salud con equipamiento de óptima calidad. Además, 14 hospitales y 22 centros de salud en construcción. 

Informa Ecuador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *