Lo dijo textualmente, Cynthia Viteri alcaldesa de Guayaquil y una de las principales lideresas del Partido Social Cristiano, en la entrevista por TELEAMAZONAS este reciente 6 de abril.

Ella se refirió al continúo llamado de unidad del presidente de Ecuador Lenin Moreno, el que no logra concretarse y más, bien es boicoteado por el propio gobierno. Puso como ejemplo que el Municipio de Guayaquil, habilitó totalmente la antigua maternidad “Enrique Sotomayor” con 135 camas, las que puso a disposición del Ministerio de Salud, siendo rechazada dicha infraestructura, aunque después decidieron aceptar.

La semana pasada, el candidato presidencial por “CREO”, Guillermo Lasso también critico al presidente Moreno por su falta de liderazgo. Dijo “el Ecuador tiene gobierno, pero no tiene presidente”.

Lo cierto es que el liderazgo, la credibilidad y ahora la confianza en el gobierno y el presidente del Ecuador están en su punto más bajo.

Decenas de grupos empresariales, de la iglesia, de las universidades, fundaciones, municipios y la misma sociedad civil se han autoconvocado y organizado para ayudar a combatir la pandemia desde diferentes ámbitos, pero especialmente para suministrar insumos médicos y alimentos a las familias que por el aislamiento no pueden trabajar y por lo tanto no tienen comida diaria.

Ninguno de estos grupos tuvo confianza en el presidente Moreno ni en su gobierno, pues a través de fideicomisos o de fundaciones decidieron administrar más de 50 millones de dólares fruto de donaciones de empresas y personas.

Así lo anunciaron cada uno de manera independiente, los bancos Pichincha y Guayaquil, y también los ex alcaldes de Quito, Guayaquil respectivamente, Roque Sevilla y Jaime Nebot.

¿Por qué no creen en Moreno?

El cargo de presidente le quedó demasiado grande y ahora con mayor razón se evidenció su incompetencia y falta de liderazgo en esta crisis de salud.

La semana pasada advirtió que en Guayaquil habría según las proyecciones 3.500 muertos si no se cumple su profecía dirá “las medidas del gobierno fueron acertadas”. Y si acierta dirá “Guayaquil no acató las medidas”.

Es verdad que la ciudadanía no ha cumplido a cabalidad las restricciones puestas por el gobierno, especialmente en Guayaquil. ¿Acaso esa actitud del pueblo es justa consecuencia de sentir que el país no tiene presidente? ¿o que su presidente no tiene liderazgo ni creatividad para enfrentar esta crisis?

No cabe duda lo que dice la alcaldesa de Guayaquil sobre el llamado a todos los sectores: “el discurso cursi de la Unidad”

(O) El vengador

Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no representan necesariamente la opinión de Informa Ecuador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *