La muerte por Coronavirus de Édgar Arias, empresario ecuatoriano que estaba privado de su libertad en el Centro de Rehabilitación Social CRS de Ambato, enciende las alarmas en los centros carcelarios del Ecuador y presiona al gobierno para que cambie las medidas cautelares de los detenidos como sucede en otros países.

Gobierno de Colombia expide decreto de excarcelación para evitar contagios de COVID-19

CHILE: Envían al Congreso un Proyecto de Ley para sustituir la pena de privación de libertad por arresto domiciliario

Indultarán a unos 3.000 presos en riesgo por Covid-19 en Perú

Coronavirus: Miles de reclusos en Brasil se fugan de las cárceles por el virus | Telemundo

VIDEOS: Motín en una cárcel de Argentina para exigir liberaciones en medio de la pandemia

Las cárceles en América Latina frente al coronavirus: ¿qué están haciendo los países para proteger a los reos?

De acuerdo a la información proporcionada por el Servicio Integral Ecuador, Entidad responsable del manejo de las cárceles en Ecuador, Arias falleció el jueves en horas de la noche en el hospital de la ciudad de Ambato, lugar donde fue trasladado el 16 de abril.

Con anticipación la defensa técnica de Arias había solicitado el recurso de Hábeas Corpus dada su condición de salud que se había deteriorado en los últimos días. La justicia ecuatoriana concedió el recursos horas antes de su muerte.

El drama de los privados de libertad

Diferentes países han decidido adoptar medidas para evitar una propagación del virus en los centros carcelarios debido al hacinamiento y a las pocas probabilidades que tienen de ser atendidos de manera oportuna.

La pandemia del coronavirus ha puesto a prueba la capacidad de los Gobiernos latinoamericanos para proteger a sus habitantes y evitar lo más rápido posible una propagación que termine por colapsar los sistemas de salud.

Mientras algunos países optaron por el cierre de fronteras, la declaración de cuarentena y de emergencia sanitaria, los recientes motines ocurridos en distintas cárceles de la región fueron una llamada de alerta y un grito de auxilio hacia las autoridades ante una realidad: el coronavirus podría llegar hasta las prisiones y afectar a la población carcelaria.

Con cerca de un millón y medio de personas en prisión, América Latina tiene una tasa de encarcelamiento de 241 internos por cada 100.000 habitantes, la más alta del mundo, según ha documentado el Instituto Igarapé. La sobrepoblación penitenciaria trae consigo condiciones inhumanas, que se podrían agravar si se confirman casos de coronavirus al interior de las prisiones, reportó la web de Russia Today.

ONU: Hay que tomar medidas urgentes para evitar que el COVID-19 ‘cause estragos en las prisiones’

En un reciente mensaje, la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), Michelle Bachelet, recordó que como consecuencia de la sobrepoblación en las prisiones en muchos países, los internos se encuentran en “condiciones higiénicas deplorables” y que los servicios de salud suelen ser “deficientes o inexistentes”. “En esas condiciones,el distanciamiento físico y el autoaislamiento resultan prácticamente imposibles“, advirtió

La situación en las prisiones es aún más complicada porque, como explicó la oficina europea de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en un reciente informe, “es más probable que las personas privadas de su libertad […], sean más vulnerables al brote del coronavirus que la población general, debido a las condiciones de confinamiento en las que viven juntos por un prolongado periodo de tiempo”.

La CIDH urge a los Estados a garantizar la salud y la integridad de las personas privadas de libertad y sus familias frente a la pandemia del COVID-19

La Comisión Interamericana de los Derechos Humanos -CIDH- emitió la Resolución 1/2020 vinculada a la pandemia de la Covid-19 y sus graves efectos en virtud de los serios riesgos para la vida, salud e integridad personal. Esto debido a los impactos de inmediato, mediano y largo plazo sobre las sociedades en general, y sobre las personas y grupos en situación de especial vulnerabilidad como las privadas de libertad.

En ese sentido la CIDH pide a los gobiernos «adoptar medidas para enfrentar el hacinamiento de las unidades de privación de la libertad, incluida la reevaluación de los casos de prisión preventiva para identificar aquéllos que pueden ser convertidos en medidas alternativas a la privación de la libertad, dando prioridad a las poblaciones con mayor riesgo de salud frente a un eventual contagio del COVID-19, principalmente las personas mayores y mujeres embarazadas o con hijos lactantes».

CORTE IDH urge medidas de protección a personas privadas de libertad

Dada la naturaleza de la pandemia, los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales deben ser garantizados sin discriminación a toda persona bajo la jurisdicción del Estado y, en especial, a aquellos grupos que son afectados de forma desproporcionada porque se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad, como son las personas mayores, las niñas y los niños, las personas con discapacidad, las personas migrantes, los refugiados, los apátridas, las personas privadas de la libertad, las personas LGBTI, las mujeres embarazadas o en período de post parto, las comunidades indígenas, las personas afrodescendientes, las personas que viven del trabajo informal, la población de barrios o zonas de habitación precaria, las personas en situación de calle, las personas en situación de pobreza, y el personal de los servicios de salud que atienden esta emergencia.

Noticias relacionadas

Por el rápido contagio del COVID-19 en las prisiones, California liberará anticipadamente a 3.500 presos

EE.UU. reduce número de presos para disminuir contagio de coronavirus

(Análisis) Covid-19: dejen salir a (algunos) presos -COLOMBIA

Israel liberará a 500 presos para frenar propagación de COVID-19

Afganistán liberará 10,000 prisioneros debido al COVID-19; Etiopía indulta a 4,000

Liberación temprana, detención domiciliaria y más higiene: las políticas carcelarias de algunos países por el covid-19

FMI anuncia ayuda a los países pobres, no incluye a Ecuador 

El Fondo Monetario Internacional (FMI) anunció una reducción de la deuda a un total de 25 países, 19 de ellos en África, a causa de la presión adicional que supone sobre sus economías la pandemia de coronavirus.

«Me satisface decir que nuestro Consejo Ejecutivo ha aprobado una reducción inmediata de la deuda de 25 países miembro del FMI», dijo la directora gerente del organismo internacional, Kristalina Georgieva.

Según un analista que prefirió el anonimato, Ecuador no figura en el radar del FMI entre otras cosas por el mal manejo que ha realizado al virus de la Covid-19 y en especial a la poca atención dada a las personas privadas de libertad. Pese a que el mundo toma decisiones respecto a la libertad de los presos para evitar el contagio del Coronavirus, en Ecuador hay presos políticos como Jorge Glas que libran diariamente las enfermedades y el olvido.

Ecuador aun debate y no toma resoluciones sobre privados de libertad

En Ecuador, país que se ha visto desbordado por la pandemia y por la ineficacia de las políticas públicas del gobierno, la voz de alerta sobre este tema levantó el asambleísta Ronny Aleaga. Ante la inminencia de que el virus se propague en los centros carcelarios, hace varias semanas pidió al gobierno que declare en estado de emergencia al sector penitenciario. Hasta la fecha no hay respuesta oficial.

El director general del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores (SNAI), Edmundo Moncayo, envió hace pocos días un oficio al Consejo Nacional de la Judicatura para viabilidad el proceso de recepción expedientes de los Centros de Privación de Libertad por emergencia sanitaria de la Covid-19. También para que los trabajadores y empleados de dichos centros pueden realizar sus tareas mediante el teletrabajo. Igualmente solicitó la reducción de la población penitenciaria.

LEA: Cárcel y coronavirus en Ecuador: ni Estado ni derechos humanos

Un reportaje publicado por el portal digital La Tinta, Cárcel y coronavirus en Ecuador: ni Estado ni derechos humanos revela la desatención que tienen los privados de libertad en dicho centro. 

Las palabras de un PPL, cuyo nombre se mantiene en reserva -mantener contacto por vías “no legales” con el exterior es considerado delito en Ecuador-, alertan del inminente peligro para la vida y los derechos humanos de la población del Centro de Detención Provisional de “El Inca”, de Quito, lugar donde se reportó, días atrás, el primer caso de coronavirus en un agente de seguridad”.

Corte Nacional de Justicia sugiere medidas cautelares sustitutivas a la prisión

Un comunicado oficial de la Corte Nacional de Justicia indica que los jueces deben adoptar medidas alternativas ante la posibilidad de la prisión preventiva.

“Las condiciones generales del sistema carcelario ecuatoriano y el estado de emergencia sanitaria que atraviesa el país por la rápida propagación del virus COVID-19, sugieren a juezas y jueces privilegiar la imposición de medidas cautelares alternativas a la prisión preventiva en casos de delitos flagrantes en que Fiscalía decida formular cargos, para de esta forma coadyuvar en el aislamiento social y resguardar la salud pública.

Además, conforme lo ha determinado la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, así como la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, en los casos de personas en situación de riesgo en contexto de pandemia, como personas de la tercera edad, enfermos catastróficos, mujeres embarazadas, entre otros, se deben evaluar las solicitudes de beneficios carcelarios y medidas alternativas a la prisión.

La Presidenta de la Corte Nacional de Justicia ha compartido estos criterios con las y los Presidentes de Cortes Provinciales. Corresponde a Fiscalía General del Estado y Defensoría Pública General, en el ámbito de sus competencias, de así considerarlo, emitir las directrices que estimen necesarias en esta materia. 

Gestión del presidente de Ecuador

Una reciente encuesta realizada por la empresa Pulso Ciudadano, Investigación & Estrategia da cuenta que el 96% de ciudadanos califica de malo y muy malo el desempeño de Moreno frente a la actual crisis sanitaria que vive el país.

De acuerdo al sondeo, el 85% califica de mala y muy mala la coordinación del gobierno central a través del COE con los Gads.

La muestra cualitativa, elaborada entre el 19 y 24 de marzo, fue realizada a 1288 personas mayores de 16 años sobre la base de entrevistas online a través de la plataforma de WhatsApp con cobertura nacional.

Informa Ecuador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *