Las políticas de comunicación oficial en tiempos de coronavirus se han visto reforzadas por una campaña masiva y sostenida en redes sociales. Esa campaña que cuesta bastante dinero se ha dedicado a condenar a su principal enemigo el correísmo y a resaltar la campaña del vicepresidente Otto Sonnelholzner.

La compra de seguidores y el uso indiscriminado de trolls no es nuevo para el gobierno de Moreno. El 30 de enero de 2018 el diario El País de España publicaba la información sobre la compra de seguidores falsos, hecho que involucraba al presidente Moreno.

La información reseñaba: “Ni Moreno ni su equipo de asesores de comunicación se ha pronunciado hasta el momento para confirmar o desmentir oficialmente que el mandatario haya sido cliente de la empresa Devumi, dedicada a crear y vender perfiles falsos a políticos, artistas, periodistas o personajes públicos que quieren incrementar su repercusión en las redes sociales. EL PAIS consultó este lunes a Presidencia cuánto dinero había gastado en la compra de seguidores y de dónde salieron esos recursos, pero no se recibió ninguna respuesta”.

Pese a la emergencia que vive Ecuador por el mal manejo gubernamental de la economía y de la crisis sanitaria, el régimen de Moreno-Otto usan los trolls para acusar al correísmo de sus propias deficiencias y para exaltar la figura del vicepresidente-candidato.

Ejemplos bastan y sobran. Cuentas creadas recientemente y que no tienen seguidores siguen apareciendo en las rees sociales en pos de la defensa a un gobierno condenado por el pueblo y la opinión pública como El Peor de la Historia.

El apoyo ficticio que recibe el vicepresidente Otto Sonnenholzner se evidencia en las centenares de cuentas -trolls- creadas últimamente y que tampoco tienen seguidores. El patrón es el mismo: retuitear el mensaje de Otto con algún comentario adicional.

Otto Sonnenholzner y su rol en el gobierno de Moreno

Hace varias semanas en redes sociales y medios de comunicación se informó sobre el aparente distanciamiento entre el vicepresidente Sonnenholzner y el presidente Moreno lo que se habría plasmado con el cambio de la vocería de comunicación. El argumento era que Otto se habría despegado de la mesa chica para marcar su propio territorio con miras a la campaña electoral que se iniciará en los próximos meses y en la cual aspiraría llegar a la presidencia sin ser candidato oficial.

Otto fue muy criticado por la presencia del asesor español Víctor López quien incluso habría utilizado bienes públicos para su desplazamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *