Érase una vez un niño que nació humilde y jugaba en riachuelos amazónicos. 

Un día fue joven y militó en la izquierda. Pareció sincero. Al llegar a la madurez se entregó a la derecha. Fue sincero. Se casó y a sus hijas les puso nombres que un día usaría para negocios INAuditos. 

El problema no son sus piernas. 

Su problema es tener corazón y no sentir. 

Tener alma y estar muerto. 

Empezó a morir un día al pie de una panadería. 

Se refugió en la humorada y terminó siendo un bufón. 

Se camufló en la política y acabó como un traidor. 

Jamás soñó ser vicepresidente ni presidente y lo fue gracias a un pueblo al que traicionó. 

Pero no ejerció. Ante la falta de liderazgo e iniciativa cedió el poder a la banca, a la prensa, a los ruptura que jodieron el país y a su embajada preferida. 

Innovó el concepto de democracia, repartiendo hospitales públicos entre asambleístas. 

Innovó el concepto de libertad de expresión repartiendo pauta y nombramientos en el servicio exterior a la prensa. 

Engañó con frases “El gobierno de todos”, “El gobierno del diálogo”. Todos gobernaron, menos el pueblo. 

Reconoció no estar apto para gobernar. La asamblea se durmió. Habló de anti autoritarismo, pero la represión dejó a decenas sin ojos, muchos heridos y varios fallecidos. La Haya lo espera. 

Renunció a la Soberanía Nacional, entregando a Julian Assange. 

Proclamó separación de poderes, pero con la Lawfare, persiguió. Al faltar un año para marcharse, su cinismo afinó en un des-informe a la nación. 

250.000 personas, lo perdieron. 

Se vanaglorió de haber luchado contra el terrorismo en la frontera norte. Pero hay cinco muertes sin aclarar que pudo haber evitado. La Haya lo espera. 

Alzó la voz al hablar de la corrupción, pero no lo suficiente para que la justicia investigue sobre INA y GEA. 

Filosofó sobre que no le interesa ser recordado, ni ser popular. Cuando ya el 87% del país no le cree ni aprueba su gestión(Cedatos, 20/Mayo). 

Eliminó de un plumazo la historia y patrimonio cultural de dos empresas de 120 y 190 años: Ferrocarriles del Estado y Correos Nacionales, supuestamente en nombre de la eficiencia. 

Criticó contratos de crédito sobre deuda externa, alteró cifras; y sin embargo se inclinó ante el Fondo Monetario Internacional. 

Alabó a las Fuerzas Armadas y Policía Nacional para que le cuiden la silla por el resto del período. 

Luce Preocupado. ¿A dónde irá el 24 de mayo del 2021? ¿Al departamento en Alicante? Pero allí vive Baltasar Garzón ¿A EE.UU con el “Amigo” Trump? Pero allí está la sede del departamento de justicia y las cuentas INA. 

Érase una vez un hombre que murió en vida como un tonto útil. Frustrado. Sin paz. Sin nadie que lo compadezca. (O) El Vengador  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *