El exagente de Inteligencia se refugia en el país austral y denuncia desde allí que le han amenazado con involucrarle en presuntos casos delictivos para salpicar a candidatos en las próximas elecciones.

El exagente de Inteligencia ecuatoriano Luis Raúl Chicaiza afirmó hoy que involucró a Rafael Correa en el supuesto intento de secuestro de Fernando Balda –el denominado Caso Balda- porque le amenazaron con no aplicarle los beneficios de Cooperación Eficaz con la Justicia y enviarle a prisión durante nueve años si no declaraba que el exmandatario ecuatoriano instigó la operación. Chicaiza señaló directamente a Julio César Trujillo, quien fuera presidente del Consejo de Participación Ciudadana y ya fallecido, como el autor de estas amenazas.

Chicaiza realizó estas declaraciones en una videoconferencia desde Argentina, país en el que señaló que pidió refugio ante las amenazas que asegura haber recibido por parte de la Fiscalía de Ecuador de imputarle en nuevos casos delictivos que a su vez involucrarían a candidatos a las próximas elecciones ecuatorianas, que tendrán lugar en febrero de 2021. El exagente policial afirmó que en los próximos días revelará documentos y archivos audiovisuales que demuestran sus acusaciones.

El Caso Balda hace referencia a un supuesto intento de secuestro, aparentemente acaecido en Colombia en 2012, de Fernando Balda, quien había huido a ese país para escapar de una condena de dos años por injurias. Luis Raúl Chicaiza, presuntamente implicado en los sucesos, recibió una condena de un año y nueve meses, de la que cumplió el 70% al haberse prestado a cooperar con la Justicia como testigo protegido.

Chicaiza, en su intervención de hoy, afirmó que la Fiscalía incumplió los compromisos de los beneficios, entre los que figuraban una nueva identidad, otro país de residencia y empleos para sus familiares directos. Por el contrario y según las afirmaciones de Chicaiza, Julio César Trujillole amenazó con enviarle nueve años a prisión si no involucraba a Correa. La acusación de Chicaiza sobre el exmandatario ecuatoriano motivó que la jueza Daniella Camacho imputará a este por el supuesto intento de secuestro y emitió una alerta roja para Interpol.

El expolicía señaló directamente a Lenin Moreno de urdir el caso en complicidad con el propio Fernando Balda y apuntó también al Fiscal General del Estado, Paúl Pérez Reina, como uno de los actores que llevó a cabo esa presión, junto con el ya citado Julio César Trujillo. Se da la circunstancia de que fue Trujillo quien nombró fiscal encargado del caso a Pérez Reina, así como a la actual fiscal encargada, Diana Salazar.

Finalmente, Luis Raúl Chicaiza desestimó que en ningún momento la Secretaría Nacional de Inteligencia, entonces dirigida por Pablo Romero, cometiera ningún delito de secuestro en la persona de Fernando Balda. “Lo que hicimos fue labores propias de Inteligencia para evitar que este pseudoactivista, que en realidad estaba involucrado en la venta de equipos de espionaje desde Colombia a Ecuador, hiciera daño al país”, afirmó.

“Yo no iba a cometer un delito, pero sí que teníamos que hacer una intervención de inteligencia porque se estaba cometiendo un delito de espionaje contra nuestro país”, manifestó.

Informa Ecuador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *