Sectores de la “alta sociedad” quiteña anuncian una marcha este martes 10 de agosto para sacar del poder al Alcalde de Quito, Jorge Yunda Machado y dejar en el cargo al exvicealcalde que llegó de la mano de Yunda, Santiago Guarderas.

“La marcha de los pelucones” como se ha llamado en redes sociales al evento, reunirá a políticos de derecha, cámaras de la producción, empresarios, todos ellos aupados por los medios de comunicación que informarán sobre las incidencias de la marcha.

Los poderes “fácticos” nunca aceptaron que una persona de origen humilde gane la Alcaldía de la ciudad; tampoco aceptaron que Luisa Maldonado, otra representante de los sectores populares haya logrado una votación importante que superó al candidato de las elites, Paco Moncayo Gallegos.

Las redes sociales también se prenden

Informa Ecuador

One thought on ““Los pelucones” marchan para tomarse la Alcaldía de Quito”

  1. Es lamentable cuando, no existiendo buenas opciones, uno tiene que decidir por la “menos mala”, esta absurda decisión casi se ha hecho costumbre ecuatoriana; pero en el caso quiteño este momento, sobre los alcaldes Yunda-Guarderas, sin que ninguno de los dos sea recomendable; si pudiéramos elegir, tendríamos que hacerlo entre el “traidor menos PEOR”. Dignos ejemplos y pupilos, incluida la vicealcaldesa, del mayor traidor cuántico que dejó destruido el país cogobernando con los neoliberales que actualmente están en el poder.
    Es que, luego del nefasto desgobierno de los cuatro últimos años (2017-2021), durante el cual las supuestas autoridades, elegidas en consulta mañosa y a dedo, en casos extremos hasta autoproclamadas (caso Contralor) para perseguir opositores y creyéndose sobre la Constitución (caso CPCCS-T), pisotearon las leyes y destruyeron la institucionalidad del Estado; AHORA, los “aprendices” de esos “jueces” y “autoridades”, incluyendo “nuevos traidores”, CREEN que también pueden interpretar las leyes a su gusto y conveniencia, como para no hace caso a esos “magistrados” cuestionados y que han fracasado en sus dictámenes, incrementando la desconfianza ciudadana, al extremo de que muchos no creemos que, actualmente, existe verdadera justicia en el Ecuador.
    Cualquiera que finalmente quede de “alcalde”, luego que el elegido por voluntad del pueblo en las urnas ha sido cuestionado, por razones que pueden destituir a todos o, a la mayoría de los alcaldes ecuatorianos, ¿será por intervención de la justicia (incrédula)? o ¿esperan una intervención o enfrentamiento sangriento, aniversario del 10 de agosto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *